7 abr. 2011

Hoy quiero gustarte…que cuando me miren tus ojos no puedas dejar de mirarme.

Hoy, por una vez, serán mis gestos los que hablen, dejaré mi pluma en casa y romperé el papel en el que tantas veces te he descrito.
Andando me echaré hacia atrás el pelo, dejando que caiga ligero en mi cara ocultando casi al completo mis ojos, mirándote a escondidas, disfrutando del placer que produce hacer algo sin que se sepa.
Porque adoro cuando te miro sin que te enteres.
Puede que me mueva de forma sencilla, inocente…me retorceré un mechón de pelo pensativa y bajaré la vista al suelo para después alzarla abriendo mucho los ojos, tratando de capturarte en ellos para que jamás vuelvas a escaparte.
Porque adoro cuando nuestras miradas se cruzan.
Me colocaré el pelo detrás de la oreja descubriendo mi cara, revelando mis gestos y sonreiré cuando digas algo, porque es mi manera de decirte en silencio que te amo.
Porque adoro que no sepas aún lo que te quiero.
Haciéndome la pensativa me morderé el labio, sutilmente sugerente, esperando por una vez ser capaz de transmitirte todo lo que siento.
Porque adoro que a veces te cueste entenderme.
Pero…adivina qué…hoy voy a ser valiente, porque he leído en la puerta de un baño que cada día debemos hacer algo que temamos…así que allá voy…me lanzo.
Me acercaré poco a poco, saboreando cada centímetro superado que me aproxima más y más a ti. Le pondré fin a cada barrera, a cada obstáculo, a cada miedo y sanaré cada segundo sin mí. Está sucediendo…tu boca y la mía unidas en un beso. Pero rápidamente me retiraré mirándote arrepentida, como si hubiera hecho algo muy malo que jamás debiera haber hecho…y serás tú el que esta vez se lance a por más. Tu mano en mi nuca acercándome a ti será nuestra señal.
Por una vez seré valiente, voy a tirarme al vacío para caer en tus brazos. Mi cuerpo será mi arma en la guerra que estallará en la cama.
Porque te adoro. Ponte leggins.

Foxglove


No hay comentarios:

Publicar un comentario