25 may. 2011

Solo es un poco de sexo

  Me considero de género raro, particular donde las haya. Y es, quizás, mi mayor defecto o, quizás, mi mejor virtud que no puedo, no consigo discernir "amor" de "relación sexual".
El porqué ni lo sé ni lo busco, es algo que ya forma tanto parte de mi como puede serlo algún lunar traviesamente escondido o el ángulo que forma mi tripa.

  Mi pequeña tara me condena, me obliga a querer para entregarme, no solo en cuerpo, sino también en corazón...porque sí, es cierto, considero el sexo la máxima expresión del amor. Porque, cuando ya le has dado todo, ¿qué te queda? Quedás tú...y solo tú, desnuda y vulnerable frente al que puede hundirte, frente al que puede alzarte.

Pues si bien he amado poco, he amado como ellos han sabido, de corazón, no desde las hormonas.

Porque yo también he participado en batallas de ropa en las que queda vencedor el que roba todas las prendas.
He sido directora del concierto de suspiros de mi piel contra su piel.
He navegado en barcos cargados de besos por espaldas infinitas.
Y, aunque siempre me he mostrado tímida y cauta, he sucumbido ante la tentación de frutas prohibidas, que, en vez de expulsarme del paraíso, me han conducido a él.
Sorprendida, me he tocado la tripa buscando, ingenuamente, alguna prueba visible del par de dedos curiosos que se iban abriendo paso en mi interior.
Dejando atrás miedos y tapujos he sido llevada por distintos caminos a un mismo lugar, porque más de una vez me han hecho perder la consciencia entre sábanas y almohadas para recuperarla más tarde renaciendo debajo de él.

  Pero, como bien he dicho antes, no es sino una carga de la que desearía poder librarme a veces...sin duda te miento, amo amar con amor.

  ¿Y ahora? Ahora me limito a esperar, deseosa de volver a calmar mi sed de piel con un cuerpo, mi hambre de amor con un alma algo afín capaz de comprenderme, aceptarme y (ojalá) quererme.

Porque quiero que hagan conmigo lo que la primavera hace con los cerezos.
Ponte leggins.

Foxglove

No hay comentarios:

Publicar un comentario