15 may. 2011

Evax...me gusta ser mujer

  Como cada 30 días más o menos abrió el tercer cajón de su armario para sacar una enrollada manta eléctrica que enchufó inmediatamente y colocó encima de su abdomen. No es que le aliviara mucho, pero conseguía mantenerla aclimatada combatiendo los escalofríos que le producían espasmos en una habitación a 19 grados.
  Como cada 30 días más o menos volvió a sentir la sensación de que aquel era una especie de castigo que le infligía la naturaleza por no haberse quedado embarazada un mes más. Tratando de aguantar, crispó sus nudillos mientras se mordía el labio inferior tratando de crear un nuevo foco de dolor que la distrajera del de su tripa. Sin embargo sirvió de poco. Con un par de lágrimas resbalando frías por su cara se tumbó y se levantó la camiseta dejando al descubierto su tripa.
  Como cada 30 días más o menos, esta mostraba un aspecto apacible y tranquilo, nada más alejado de la realidad que se desarrollaba en su interior. Sus entrañas se retorcían, peleaban y se dañaban unas contra otras en una feroz batalla. Ella estaba segura que, de haber tenido un sismógrafo, cada calambre habría quedado registrado como un terremoto de magnitud 10, o…como diría wikipedia “…En la historia de la humanidad nunca ha sucedido un terremoto de esta magnitud…”
  Pues bien, en la historia de mi humanidad, más o menos cada 30 días ocurre.
Evax…¿me gusta ser mujer?
Evax…sufre siendo mujer


Foxglove

No hay comentarios:

Publicar un comentario