9 oct. 2011

Tu super ex-novio

¿Sabes qué es lo malo? Que te puede ocurrir en cualquier parte, por la calle, en una fiesta, en el cine, de compras, en clase, en un concierto…Nunca estarás preparada y siempre te pillará de improvisto.
Llevas mucho, muchísimo tiempo sin verle, pero reconocerías su cara entre doscientas. No es un ex, es EL EX, con mayúsculas, el que, indirectamente, hizo que te convirtieras en lo que eres ahora. El que robó lágrimas y lágrimas de tus ojos, por el que juraraste que jamás te volverías a enamorar.
 
  Y le tienes ahí delante…te mira con cara de sorprendido y empieza a hablar. No escuchas lo que dice, solo te fijas en que tiene los mismos ojos de siempre, verdes, azules, marrones, en los que creías que podías perderte horas y horas sin querer ser rescatada nunca. Y le odias, porque le ves, si es posible, mucho más guapo que cuando terminasteis. El pasado, imparable, te asfixia volviendo de nuevo, y, la cajita donde encerraste los recuerdos de su nombre, se abre de golpe. Y vuelve el recuerdo de los besos, de las caricias, de tantas palabras y tantos planes que se perdieron. No puedes hacerle frente, jadeas desesperada porque durante esos dolorosos segundos te gustaría retroceder en el tiempo.
  Y cuando él te acaricia la cara y te dice que conservas la misma sonrisa, algo se ilumina en tu cabeza, es la parte que has omitido. Es el día que llegaste a casa llorando porque él te había dejado. Es la semana después en la que borraste, una por una, las fotos que teníais juntos, cuando escondiste sus regalos y pasabas las noches sin poder dormir porque no recordabas lo que era acostarse sin pensar antes en él. Es el mes en el que eliminaste todos sus mensajes…hasta su número, porque sabías que no resistirías las ganas de llamar.

  Entonces te separas, te alejas. Porque ya has aprendido la lección, y esta vez no caerás, por mucho que él acerque su cara y vuestras narices casi se rocen. Esta vez no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario