26 mar. 2011

Al desnudo

Con un par de tobillos flojos, que a cada poco sufren esguinces, comienzan mis piernas, por las que he hecho resbalar tantas veces a mi hamster, a las que he enfundado en leggins, con las que he bailado y dado vueltas. Si subes por mis gemelos toparás con mis rodillas, centro topográfico de la geografía de mis piernas. En el lateral de la rodilla derecha se esconde tímidamente una cicatriz pequeña. Trató de pasar desapercibida, pero su tono ligeramente más oscuro la delató. Si trepas por mi muslo quizás encuentres otra, también pequeña, también oscura, también prueba de que mi cuerpo muestra la guerra de la vida, marcando cada batalla en mi piel con cicatrices.
No te detengas, si sigues subiendo verás que el lateral de mis piernas comienza a redondearse formando mis caderas. Encontrarás en la piel un tono más suave, más rosado, confesando que esa zona jamás fue alcanzada por los rayos de sol, permaneciendo oculta tras la tela de un bikini. Si te fijas, solo si te fijas, notarás que apenas es más oscuro que mi tripa, que ha sido visitada en numerosas ocasiones, por la que han subido labios y bajado caricias. Si continuas subiendo te toparás con dos suaves lomas que encajan armónica y proporcionalmente con los dominios de mi cuerpo. Fruto de inseguridades prefieren mantenerse ocultas ante ti y ante el mundo, siendo reveladas en muy pocas ocasiones.
Sube ya, sin miedo, por mis omóplatos y mi cuello, salpicados por algún pequeño lunar que podrás contar con los dedos, a mi barbilla, esa que tantos comentarios ha originado por ser igual que la de mi padre. Resbala y déjate caer por mis mejillas, donde encontrarás hoyuelos a ambos lados si tu presencia me hace sonreír. Puedes deslizarte hasta mis labios, donde, al ver que el de arriba es más fino que el de abajo, es probable que te sientas confuso. Si trepas por mi nariz llegarás a mis ojos, donde podrás leer mi historia, solo en el caso de que sepas interpretar mi mirada a través de los círculos marrones y uno pequeño verde. Es mi cuerpo, es la genética…y la vida. Ponte leggins.

Foxglove


2 comentarios:

  1. preciosa entrada.. tambien he leido la entrada en la que cuentas tu historia en el colegio de monjas es preciosa :)
    me gusta como te expresas
    por cierto los leggins son mi prenda de vestir favorita jaja xD
    te sigoo si te apetece pasate por mi blog a ver que te parece
    http://solotienesqueaprenderaver.blogspot.com/
    un besazo guapaa ;)

    ResponderEliminar
  2. Wow, me encanta tu manera de describirte a ti misma y como te expresas *_*
    Te sigo! Pásate por mi blog, guapa:
    http://freshvodka.blogspot.com
    Un beso ♥

    ResponderEliminar