20 mar. 2011

Ahí voy...

    Si en tercero de primaria, cuando leía mis redacciones delante de toda la clase, me hubieran dicho que la gran pasión de mi vida, mi gran amor, mi mitad, sería la escritura no me habría sorprendido.
Ya de pequeña me convertí en fiel navegante de las páginas de todo cuanto libro, revista, periódico, cómic u objeto con hojas caía en mis manos. Como buena aventurera, fui recopilando tesoros de tapas duras y olor a pasta de papel; tesoros en los que se esconden mis "yo" del pasado,y, en los que, cada vez que los abro, me vuelvo a encontrar. A mis casi 19 años cuento con una excelente colección de novelas, cómics, enciclopedias estudiantiles, libros de ilustraciones y demás. Abandoné las cálidas aguas de la lectura conocida para adentrarme en estanterías ajenas a mi mundo. Descubrí mi vocación natural de gogó bailando entre los pasillos de una biblioteca, deslizando uno o dos dedos por el borde de los estantes, apoyándome en ellos, agachándome, levantándome, en un baile tranquilo y pausado con el único fin de encontrar otro buen amigo de papel que me acompañara durante un tiempo, que me enseñara, adoptara y confiara su secreto.
Debo esto a ellos...a mis libros, mis fieles compañeros que me han enseñado a vivir antes que la vida misma, llevándose mis primeras lágrimas por la pérdida debido a la muerte o un cosquilleo en el estómago producido al leer algun párrafo de amor.
Ahora mi personalidad adictiva ha encontrado algo nuevo a lo que aficionarse, al roce de las hojas, al trazo de la pluma...
Mi mente domina mi cuerpo, alza la mano, toma una pluma y empieza a escribir, sin parar, sin pensar, solo obedeciendo, solo dejándome llevar.
He ahí el porqué de este blog. Creo que eso es todo, ah, no, ponte leggins.

Foxglove


1 comentario:

  1. Se nota que tu amor a la lectura a dado sus frutos; tan solo hay que observar como lo has descrito en tu primera entrada.

    Simplemente otro de tus escritos que me embelesan tanto por su forma, naturalidad y la carga pasional y sincera que te caracteriza...Sigue haciendo arte, llegarás lejos y algún día este blog será el ejemplo de muchos.

    Un beso de corazón,
    tu eterno juglar Jean le Fleur.

    ResponderEliminar