22 may. 2013

Oportunidades y sus costes


No sé qué me pasa. No sé si es algo por lo que todos pasamos al llegar a una determinada edad, si es solo cosa de adultos o si es cosa, simple y llanamente, de la vida.

Estoy en ese momento en el que no sé si estoy haciendo lo correcto para conseguir "mi sueño", la vía más adecuada de llegar a mis varios futuros soñados. Me aterra el pensar que estoy perdiendo tiempo, que podría aprovechar aún más el día, que no exprimo lo suficiente las horas. Me da miedo pensar que no me esfuerzo demasiado, que no me desvivo por lo que me gusta, que soy una más, que no destaco en nada.

¿Dónde está el camino unidireccional que tenemos al principio de nuestra vida? Ahora se ha dividido, tiene infinitas bifurcaciones, y, como he aprendido en economía, cada una tiene un coste de oportunidad. Decantarse por una alternativa significa descartar muchas otras. Todo el tiempo que le dedico a las clases de inglés, a chino, a la universidad y a ver a mi novio (porque seamos sinceros, el amor quita tiempo), me da miedo estar empleándolo mal.

¿Y si llega el día en el que me arrepiento de haberme puesto a estudiar chino cuando no iba a vivir nunca allí? ¿Y si debería tomarme más en serio mi blog de moda porque, a fin de cuentas, es la única actividad periodística que hago? ¿Y si debería buscar prácticas los fines de semana para llenar los únicos días libres? ¿Y si..? ¿Y si...? En definitiva ¿Y si lo que estoy haciendo es una pérdida de tiempo?

Estoy histérica, furiosa, exhaltada, tengo ganas de gritar y vaciarme de esta frustración que me llena por dentro que me agobia por las noches. Ese miedo que me atenaza por no saber qué será de mi, por no poder controlar lo más mínimo mi futuro. Por haber soñado ingenuamente con trabajos ideales que hoy están totalmente fuera de mi alcance. No voy a ser una famosa blogger de moda porque no tengo tiempo para mi blog. No voy a ser una buena escritora porque no tengo tiempo para acabar mi libro. No voy a ser una planificadora de bodas y eventos porque no tengo tiempo para sacarme el curso. No voy a ser una reportera de moda porque los talentos (psicológicos y físicos, que por desgracia, cuentan mucho) de la mayoría de mujeres metidas en ese mundo o con intención de hacerlo, me superan.

Esto es lo que voy a ser: Voy a ser una chica que se ha pasado sus cuatro años de carrera estudiando inglés y chino sin hacer una práctica ni media ni desarrollar nada personal paralelamente.
Una de tantas.
Eso voy a ser.

2 comentarios:

  1. Tampoco has tenido en cuenta que más o menos, en España, el porcentaje de población con estudios superiores ronda el 32% ya tienes bastante ventaja, tus preocupaciones y tu mentalidad harán el resto.
    La gente normalmente se conforma con mucho menos y eso suele hacer que la gente como tú acabe destacando, el tiempo pone a cada uno en su sitio.
    Eso sí, en cuanto a los idiomas, deberías hacer caso al consejo que tu amigo "manipulador" te dio hace ya tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema no está en la cantidad de personas con estudios superiores, sino que en muchos empleos ya no es necesario tenerlos para acceder a ellos. Los másteres, cursos y títulos están sustituyendo a la enseñanza superior porque sale más barato a la hora de contratar. Por poner un ejemplo, un periodista no va a aceptar el mismo sueldo que aceptaría una persona que ha hecho el máster de Vogue en moda. La enseñanza en España está en decadencia, y las reformas educativas no hacen sino empeorar más la situación. Si en los colegios ya se parte de la base de que hay que aprenderse de memoria unos contenidos para pasar un examen, hemos fracasado como educadores. No nos han enseñado a aprender, nos han enseñado a memorizar, y, por desgracia, lo memorizado, una vez ya no es necesario, se olvida. Así vamos.

      Eliminar